Mirando el lado bueno

Publicado en:
Autor: Melissa

Cuando comencé mis estudios en la Universidad de Sheffield, al principio fue un poco difícil adaptarme. Estaba comenzando una página vacía donde todo lo que me rodeaba era nuevo, zona horaria, cultura, gente, etc.

Pero las expectativas de cómo esa experiencia cambiaría mi vida a largo plazo fue la parte más emocionante, especialmente cuando se trata del aspecto social de todo. Sin embargo, nadie vio venir una pandemia mundial, algo que afectaría absolutamente a todos de muchas formas diferentes.

El año académico comenzó como lo haría para muchos, momentos incómodos tratando de relacionarse con nuevos compañeros de piso, conversaciones nerviosas con compañeros de clase, múltiples charlas introductorias y muchas noches que se convirtieron en noches explorando la ciudad. Pero pronto te das cuenta de que estos lugares y personas se han convertido en tu hogar lejos del hogar.

A veces, la vida pasa tan rápido que no entendemos el valor de un momento hasta que se convierte en un recuerdo, es tan frágil, solo hace falta un momento de caos para cambiar todo lo que te rodea. Poco a poco comenzamos a aprender a apreciar más lo que pensamos que no perderíamos: nuestra vida cotidiana, nuestras rutinas y las cosas simples que generalmente damos por sentado.

Sin embargo, todavía hay lugares que no hemos visto, gente que no hemos conocido, comida que no hemos probado y posibilidades que no hemos explorado. Lo haremos todo. Mientras tanto, no hay prisa; no hay nada que podemos hacer.

Después de todo, podemos optar por culpar a un virus y las circunstancias externas o optar por aprovechar para hacer algo productivo y aprender a apreciar lo que nos rodea. En un abrir y cerrar de ojos estaremos disfrutando de nuevos momentos con las personas que amamos, con risas incontrolables y muchas historias ridículas para compartir.

Conoce más

Si desea recibir sugerencias y consejos de los estudiantes embajadores de NCUK, haga clic en aquí para hablar con ellos hoy.